Acompañamiento individual

Transformación personal a partir de encuentros semanales de una hora

El camino al corazón

 

Emprender El camino al corazón es una experiencia de transformación personal en la medida en que se amplia y profundiza en el conocimiento de si mismo. Encontrar y sanar las heridas de la infancia libera y ablanda el corazón y lo dispone para generar sentimientos elevados como la compasión, la solidaridad, la simpatía. Las personas que se arriesgan a mirar hacia adentro, descubren un mundo infinito de posibilidades que se ve reflejado en su realidad exterior: mejores y mas alegres relaciones interpersonales, mayores resultados laborales y económicos, pareja adulta en armonía y complicidad, mayor plenitud y equilibrio emocional, mas disfrute y gozo en su vida en general.

 

Emprendiendo el camino al corazón antes y durante la gestación

 

Gestar, parir y criar a un hijo en consciencia y libertad implica el conocimiento de si mismo y de los procesos intrínsecos a la gestación, al nacimiento y a quién es un niño. Para ello te invito a aventurarte a emprender el camino al corazón, donde a través del reconocimiento y aceptación de tu historia, lograras transformar tus heridas emocionales en posibilidades creativas para fortalecer tu relación de pareja y para que tu bebé llegue a un vientre en armonía y a un hogar con unos padres coherentes que le ofrezcan un piso firme donde pararse para ser quien él es y se exprese de manera autentica, tranquila y feliz. 

 

Beneficios:

Aprenderás a liberar el estrés, la ansiedad y las tensiones corporales. Adquirirás estados de serenidad y tranquilidad para el logro de un embarazo más armónico. Comprenderás tu vinculo de pareja y tendrás claridad en la decisión de ser padres. Activaras la sabiduría interior y la conexión con el ser superior para recibir a tu hijo con mayor tranquilidad y confianza.  Y estarás mejor preparada para enfrentar las circunstancias inciertas que conlleva un embarazo, un nacimiento, la lactancia y el cuidado y la crianza de un ser humano. 

¿Quiénes emprenden el camino al corazón?

Hombres y mujeres que sienten una necesidad de "algo más" en su vida. Ese "algo" que no tiene palabras, que no se sabe qué es... solo se siente como una duda, una inquietud, una pregunta. ¿Qué lo dispara? a veces los hijos (peleas, berrinches, incomprensiones, culpas), a veces problemas de pareja, a veces el rompimiento de una relación, a veces una infidelidad, a veces un sufrimiento (estrés, ansiedad, depresión)... son motivos que el alma encuentra para traerlos a este espacio de pensamiento creativo, donde usualmente el objetivo final es ser felices.

Este objetivo se disfraza en un pedido de tranquilidad, de saber quién soy, de saber qué quiero; se disfraza de una queja: "es que mi hijo...", "es que mi pareja...", "es que mis padres...", "es que mi jefe.."... 

y con qué se encuentran en este espacio? con la posibilidad de aprender a responderse preguntas, con las herramientas para tomar decisiones, con la capacidad de hacerse cargo de si mismos... en conclusión, con la experiencia de saberse y sentirse Adultos, capaces de asumirse y de tomar las riendas de su propia vida con la dirección que se elija. Construyen un pensamiento ético, es decir, una capacidad de discernir y actuar en coherencia con quienes son. Se vuelven seres humanos más auténticos y creativos. Descubren el valor de la honestidad, de la verdad y de la libertad para caminar hacia el Amor. 

Atrévete a pensarte, a conocer, a cambiar tu historia y la de muchos, emprendiendo el camino al corazón y sanando tus heridas. El resultado es maravilloso, siempre escucharas decir a quienes lo han hecho: Valió la pena!!!. 

Qué dicen quienes han emprendido el camino al corazón...

Katya Botero. Odontologa pediatra

 

 

 

Llegamos a NaserFeliz buscando comprender el comportamiento de nuestra hija mayor después de que nació su hermana, era tanto mi estrés que llegue a tener depresión  y a culparme por no saber manejar la situación,  gracias a Paula entendimos a nuestra hija y lo que quería transmitir con su emoción, dándonos herramientas y pautas  de crianza más consciente lo que nos permitió ir a nuestro interior sanando heridas que son las que pueden afectar a nuestros hijos y fracturar nuestra relación con ellos.

Jesus Andres Sanchez. Gerente

 No es fácil superar los conceptos equívocos con los que fuimos criados. Como hombres aprendimos que la sensibilidad es debilidad, que los hombres no lloran, etc. Y esto nos sirve hasta que encontramos situaciones con nuestra pareja, con nuestros hijos o con un tercero que nos llevan a tener que entrar en el inexplorado mundo de los sentimientos. Ese mundo que aprendimos a esquivar pero que cuando queremos una vida consciente se hace parte fundamental de nuestra forma de ser, pensar, sentir y actuar. Este espacio para mí fue un espacio de reflexión y de reconocerme a mi mismo para vivir una vida plena.

Karoline Hermosa. Especialista en administración de negocios

 Invito a todas las personas que por alguna circunstancia sienten que no están plenas a que emprendan como yo lo hice su camino hacia el corazón, un camino donde poco a poco y con la ayuda de un Ángel Llamado Paula empecé a conocerme, a sentirme y a amarme con toda mi historia. 

 

Hoy doy gracias a Dios porque después de muchos meses haciendo terapia, de leerme muchos libros y de experimentar muchas cosas, puedo disfrutar de una vida llena de amor y de sentido, en donde ahora puedo ver claro lo que quiero y para dónde quiero ir. 

 

Siento una paz y una armonía tan grande que solo puedo agradecer recomendándoles emprender este camino de autoconocimiento en donde con la ayuda de Paula van a conectar con su corazón y este les guiará y les fortalecerá, ya nunca más se sentirán solos pues su ayuda está dentro de ustedes mismos. Ánimo! vale la pena.

 

 

Ghisliane Echeverry. Académica.

"En mi primer embarazo tuve algunas complicaciones de salud, que dificultaron tanto la gestación como el parto y el postparto, no fue una experiencia sencilla. Aprendí que la preparación física es importante, pero no suficiente. Es así que para mi segundo embarazo, busqué a Paula, a quien conocía por el hermoso programa de Naser Feliz y sabía de su calidad como profesional y en especial de su experiencia y pasión por todo lo que gira alrededor de la maternidad. Paciente y amorosamente atendió todas mis inquietudes y me propuso que estuviera en terapia individual con ella e hiciéramos el Camino al Corazón. Haber aceptado esa invitación fue, no sólo la mejor decisión que tomé para mi embarazo, sino también el mejor regalo que pude darle a mi bebé, la semilla para que desde el vientre fuera un bebé tranquilo y feliz.

 

En el proceso enfrentas tus miedos y dudas, así como aprendes a conocer tus fortalezas y virtudes. Para mí lo más lindo fue que logré conocerme más y fortalecer mi amor propio, y de esta manera lograr empoderarme de mis emociones, mi mente y mi cuerpo. Nada más acertado para un embarazo que conectarte con tu cuerpo y sus vaivenes. Aunque es un viaje hacia el interior, mi salud mejoró notoriamente, y la sanidad que experimenté se vio reflejada aún en mi aspecto físico, cuyos cambios positivos no pasaron desapercibidos para nadie. Las circunstancias externas fueron muy similares a mi primer embarazo, pero esta vez lo experimenté dando un giro de 180 grados desde el único timón que puedo manejar: el propio.

 

Desde mi sentir, puedo mencionar muchas más ventajas del proceso, pero creo que el mejor testimonio son las maravillosas experiencias de parto, lactancia y postparto que he vivido, y que han motivado a terceros a buscar ese camino al corazón que llena de tanta paz. Actualmente tengo una conexión increíble con mi bebé y estoy viviendo la maternidad como nunca lo imaginé. Mi experiencia la puedo resumir como: corazón sano, embarazo sano."

Natalia Mesa. Psicóloga.

Sobre el proceso terapéutico que realice con Paula Echeverri durante un año y medio continuo y con acompañamientos esporádicos de seguimiento tengo para decir: 

En primer lugar que la parte ética de Paula como profesional de la salud mental es impecable. Antes me encontré profesionales con quienes no me sentía muy cómoda por sus miradas enjuiciadoras sobre el avance o no que yo tenia en el proceso y con Paula encontré la posibilidad de expresar en confianza y tranquilidad mis problemáticas, mis situaciones y especialmente mis emociones.

Me ayudó a ordenar las ideas, a ampliar el panorama respecto a mi vida, a mis proyectos personales, gracias a su escucha compasiva y a su capacidad de ordenar la vida. 

Lo más importante que yo logré en mi proceso fue poder hacerme cargo de mi misma, encontrar el sentido de la adultez y de la felicidad. Me pude hacer cargo de mis decisiones, me hice responsable por mis emociones, sin hacer reclamos, "berrinches", a los otros, llámense padres, hijos, pareja, compañeros de trabajo y demás relaciones. Ese hacerme cargo de mi misma me permitió encontrar un camino muy claro para empezar a trabajar en mi propia felicidad y poder atravesar una depresión que llevaba conmigo desde la infancia. 

Dos enseñanzas que me han ayudado mucho al mantenimiento de mi bienestar fueron: el concepto de espiral que en este camino con Paula me apropie de él. Aprendí a dejar de darme palo, entendiendo los caminos de la vida como un ir y venir, en procesos cíclicos que se van expandiendo y distanciando en su presencia. Logré entender que depende de mi si yo expando o no mi malestar,  bajándole a la ansiedad de sentir que estaba repitiendo siempre lo mismo en mi historia. Comprendí que sí se avanza aunque uno vuelve a la tristeza o a ciertos estados negativos y que si hay un proceso de transformación en el camino. Aprendí a no juzgarme y de esta manera logré avanzar. 

El otro aspecto a mencionar fue entender mi vacío. Entender cómo hay asuntos que hacen parte de mi y me constituyen como persona y cómo lograr evolucionar y transformarme no significa que todo lo vamos a hacer bien, si no que hay que reconocer la vulnerabilidad, los errores, sentirlos y vivirlos aquí y ahora. No se me olvida por que aprendí que cada vez que siento en el cuerpo que vuelve el malestar, lo acepto y reconozco por que hace parte de mi y también como parte de la vida. y como hace parte de la vida no se juzga, se ve tal y como es y se acepta y no se lucha y pasa mas o menos rápido y no hay una lucha por quitar o eliminar. 

Son estas tres cosas: hacerme cargo, aprender el proceso de la espiral y la aceptación de mi vulnerabilidad, lo que me permitieron verme como soy y apreciarme y apreciar mi transformación. Logre bajar la ansiedad frente a mis emociones y desarrollar la esperanza en el futuro . 

Fue un proceso muy lindo... Paula es muy profesional, muy ordenada en su trabajo, muy responsable.. yo me sorprendí de hallar en el camino una psicóloga con quien poder hacer este trabajo profundo de una forma comprometida y transformadora. 

Siempre, siempre, siempre estaré agradecida con Paula por ayudarme a atravesar esto que creía inmodificable de mi depresión. Ahora amo la vida y la reconozco con todos sus lados, sus luces y sus sombras.

Andrea Ortiz, Abogada.

Soy Andrea, tengo 35 años, soy hija de madre soltera y crecí en una familia en donde nunca me falto el amor, sinembargo era una familia demasiado sobreprotectora. Me di cuenta que crecer viendo como los patrones de comportamiento de algunos de los miembros de mi familia eran más dominantes y más marcados que los de otros, me hizo pensar  que para sobrevivir allí debía ser muy fuerte y valiente, quizás dentro de mi pensaba que sería bueno ser parte de ese grupo más fuerte que dominaba a los demás, pues poco admiraba a quien no levantara la voz a tanto régimen de injusticias. Y la verdad, esto no me hacia feliz. 

Me case muy enamorada….creo que de mi príncipe azul….bueno según yo… Duramos 10 años de matrimonio y tuvimos un hijo hermoso… Juan Felipe… pero mis herramientas para construir un hogar no fueron muy efectivas, quería alguien que hiciera lo que yo quisiera y no respetaba su individualidad, de hecho creo que no lograr dominarlo fue el proceso más desgastante de toda mi vida, ya cansada de esta lucha por el poder tome la decisión de separarme, un dictamen de un especialista me sacudía el alma, ese príncipe azul me había maltratado psicológicamente por 10 años y yo lo había permitido; empecé a ver todo oscuro y sin salida, me hice víctima y cree mi propia jaula. Era posible que alguien pudiera hacerse tanto daño a si misma? hasta que un día una buena compañera me hablo de una persona que hacia una terapia y que podría ayudarme mientras vivía este proceso tan doloroso del divorcio, así que conocí a Paula, y hubiera querido haberla conocido antes, quizás hoy no estaría separada, ella me ayudo a hacer consiente lo que tuve desde niña guardado en lo más profundo de mi alma. Me di cuenta que no curamos esas heridas que nos lastiman tanto y en vez de eso nos las guardamos. Tener a alguien que te escuche y te ayude a sacar todo eso sin tener que vivir un juicio inquisidor donde tú eres el acusado y tras de todo el dolor que has soportado te garantice tu libertad, eso es un apapacho para el alma. Hice terapia por un año pero aun siento que me hace bien regresar donde Paula; creo que los procesos de aprendizaje no se hacen de la noche a la mañana y menos cuando has vivido 35 años bajo los mismos patrones de comportamiento, siento que es un camino largo que estoy dispuesta a recorrer para seguir cambiando mi historia y la de ese pequeño que crece a mi lado….mi hermoso juan Felipe.

Hoy puedo decir que soy una mujer más adulta, que se hace cargo de sí misma y que estoy encontrando nuevas maneras de ser que me ayudan a lograr una vida más tranquila.