La experiencia negativa de muchas mujeres con el parto debido al desconocimiento y a los protocolos del sistema de salud que deshumanizan, se volvieron lo normal reflejado en el comentario: “un parto es horrible”… no se sabe diferenciar entre dolor y sufrimiento.

En NaSerfeliz estamos cambiando historias, estamos teniendo nacimientos maravillosos, partos y cesáreas conscientes y decididos, donde la pareja y el bebé son los protagonistas. Hay paises donde nos llevan años luz en nacimientos humanizados. Conoce a Michel Odent y su postura frente al sistema de salud en el siguiente articulo, conociendo que el nivel de cesáreas en Cali de mujeres con servicios de salud prepagada supera el 90%. 

A continuación un segmento de la entrevista:

Pero usted advierte que hay razones para estar preocupado ante lo que nos espera…
Lo que tenemos son muchas razones para hacernos preguntas. Lo peor es hacerse las preguntas cuando ya es demasiado tarde… Al neutralizar las leyes de selección natural, y al interferir como lo estamos haciendo con la fisiología humana, estamos creando un mundo radicalmente nuevo. Yo creo que estamos en el borde del precipicio, atrapados en nuestra propia trampa… Y el resultado es que las capacidades humanas, las que hemos ido desarrollando de un modo natural durante miles de años, se van a volver más y más débiles. Las mujeres están perdiendo la capacidad para dar a luz y amamantar a sus hijos. Se están volviendo más y más dependientes de los médicos. Las técnicas reproductivas y la genética lo invaden todo. Dentro de poco nos estaremos haciendo preguntas del tipo: “¿Abrimos las puertas a humanos modificados genéticamente?”. Lo que está realmente en juego es el futuro y la evolución de nuestra especie.

En España, como el Reino Unido, la tasa de cesáreas ha superado ya el 25%. ¿Es tal vez un indicador que ya no hay macha atrás?
Con la actual tendencia, tarde o temprano la mayoría de los seres humanos nacerán por cesárea. De ahí la pregunta: “¿Vamos a necesitar comadronas?” La respuesta obvia sería “no”. Pero por otro lado hay también la posibilidad de que surja rápidamente una nueva conciencia, que la gente se de cuenta de que estamos interfiriendo en nuestra propia evolución y que hay formas mejores de “no interferir” en el proceso. Entonces la respuesta es más difícil, y acaso la pregunta haya que re formularla: “¿Qué tipo de comadrona necesitaremos?”.

 

En su libro anterior se hacía usted otra pregunta incómoda ¿Qué podemos aprender de los bulldogs? Y recordaba que el índice de cesáreas entre la peculiar raza inglesa rondaba el 90%…
Ha aumentado ya, la última vez que lo comprobé la tasa de cesáreas era del 95%. Yo creo que podemos extraer perfectamente lecciones de los partos médicamente asistidos entre los animales. Y el caso del bulldog es sin duda alarmante. El problema es que además sólo son capaces de concebir por inseminación artificial porque han perdido por completo la libido (ese no es aún el caso de los humanos, afortunadamente). Pero sí, podemos extraer perfectamente la lección de los “bulldogs”, que están completamente en manos de la medicina veterinaria.

 

Tomado de El correo del sol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *