Beneficios de la Danza de Vientre para Embarazadas

FISICOS

  1. Flexibiliza y tonifica todo nuestro cuerpo. Cuando bailamos la danza del vientre, trabajamos todas las partes del cuerpo: pies, piernas, glúteos, abdomen, caderas, caja torácica, brazos, hombros, cuello… es un ejercicio increíblemente completo, apto para cualquier persona en cualquier edad. Mantiene y desarrolla la flexibilidad articular, lo que la convierte en apta, tanto para personas sanas como para quienes padezcan reuma o artrosis, ya que previene y alivia esas dolencias, especialmente en la vejes.
  1. Nos aporta gran coordinación y sentido del ritmo. Aprendemos a disociar cada parte del cuerpo y a moverlo independientemente, al ritmo de la música.
  1. Actúa sobre los órganos sexuales internos de la mujer, gracias a los movimientos pélvicos y abdominales característicos de este tipo de danza. Al bailar, se realiza un suave masaje en los órganos (útero y ovarios) y se fortalece la musculatura de la zona, lo que mejora los problemas de la menstruación (alivia los dolores del período), previene de desprendimientos de vejiga (que pueden provocar pérdidas de orina con el paso de los años), prepara el cuerpo para el parto y acelera la recuperación en el postparto. Mejora la práctica sexual femenina.
  1. El suelo pélvico, es un conjunto de músculos que cierra la cavidad abdominal a modo de “puente colgante”. Este puente mantiene los órganos pélvicos (vejiga, útero, vagina y recto) en su sitio y se encarga de que funcionen correctamente. El exceso de peso, el estreñimiento o momentos vitales de la mujer como el embarazo, el parto vaginal o la menopausia, pueden debilitar esta zona provocando, pérdidas de orina, prolapsos o relaciones sexuales dolorosas.
  1. En el hombre, mejora la irrigación sanguínea en el área genital, previene de incontinencia urinaria y mejora la potencia sexual.
  1. Proporciona una mayor conciencia, del funcionamiento de los músculos que intervienen en el parto.
  1. Mejora la circulación y el retorno venoso. Es un excelente ejercicio cardiovascular.
  1. Ayuda a perder peso y a moldear el cuerpo, al ser un ejercicio aeróbico moderado. La Danza del Vientre, ayuda a quemar alrededor de 300 calorías por hora.
  1. Mejora y favorece el tránsito intestinal, al masajear los órganos internos cuando se produce el movimiento del vientre.
  1. Ayuda a corregir la postura corporal. Permite “tomar conciencia del cuerpo y de la postura que se adopta en cada momento”. Así, la bailarina asegura que esa “toma de conciencia”, hace que resulte más fácil corregirla en el día a día, y no sólo durante la práctica del baile.

MENTALES

  1. Trabaja la coordinación y disociación del cuerpo, lo que permite concentrar la atención en grupos musculares independientes, muy útil en el proceso de envejecimiento.
  1. Fortalece el sistema nervioso, por lo que resulta recomendable para personas que padecen de estrés y ansiedad. La respiración controlada, la concentración, y la música árabe convierten a la danza oriental en una terapia que se sitúa a nivel de disciplinas como el Yoga y el Tai Chí.
  1. Crea balance hemisférico, poniendo a funcionar ambos lóbulos cerebrales. Con las disociaciones que se realizan en la danza y los múltiples movimientos, nos permite ejercitar el cerebro y sus dos lóbulos, así como ejercitar y desarrollar el hemisferio derecho del cerebro, que es el que gobierna la comunicación no verbal, ni matemática.

EMOCIONALES Y PSICOLOGICOS

  1. Combina la relajación y la meditación con la música, contribuyendo a la mejora del equilibrio psicológico y al bienestar general.
  1. Mejora la autoestima y la confianza en sí mismo, gracias al esfuerzo y a la superación en los ejercicios técnicos. Ayuda a la conexión consigo mismo, a aceptar el cuerpo tal y como es, y a olvidar los complejos, o aquello de lo cual, el ser humano se siente menos orgulloso.
  1. Mejora las relaciones sociales y ayuda a la desinhibición.
  1. Practicar regularmente esta danza, permite la relajación, para mejorar el estado de ánimo y facilitar la liberación del stress. Aleja considerablemente la depresión y la ansiedad, en la vida cotidiana.
  1. Pone de relieve los complejos y las insatisfacciones que sentimos respecto a nuestro cuerpo, dándonos la oportunidad de liberarnos.
  1. Algunas terapeutas han empezado a emplear la Danza Árabe, como una forma alternativa o complementaria, inclusive en el adulto mayor.

SENSUALES

  1. Ayuda a romper tabúes y paradigmas, descubriendo la propia sana sensualidad.
  1. Está indicada para tratar ciertas disfunciones sexuales, que pueden tener relación con el suelo pélvico, como la falta de lívido. Además de ayudar a complementar el tratamiento de situaciones de dispareunia (dolor durante las relaciones sexuales), vaginismo (imposibilidad de penetración) y anorgasmia (ausencia de orgasmo). También contribuye a evitar los síntomas de la menopausia.
  1. Aumenta la sensibilidad y produce felicidad. Practicar danza del vientre enseña a liberar una energía especial poderosa, cargada de sensualidad, naturalidad y femineidad. Y si a esto sumamos que, al hacer ejercicio, se liberan endorfinas, es habitual que su práctica genere sensación de bienestar.
  1. Brinda a la mujer, una oportunidad de verse, moverse, y actuar de una manera más femenina, sin importar la edad que se tenga.

ESPIRITUALES

  1. Al ser una actividad tan lúdica y agradable, permite estar en el “Aquí y el Ahora”, desconectando cualquier tema de la vida cotidiana. Esto la convierte en un acto de meditación activa. Es un momento para estar consigo mismo, en intimidad con el ser interior.
  1. Permite reactivar la energía que se maneja a través de los Canales Energéticos. Los movimientos realizados en la Danza Árabe son perfectos para hacer que la energía se armonice y fluya más libremente, a través de los siete Chakras. (Centros de Energía).
  1. Recordemos en este punto, el origen sagrado de esta danza y comprendamos que su magia nos permite conectar con estados superiores de conciencia y con las vibraciones más elevadas de nuestro espíritu.

Tomado de Gomez, J “Vivir Mas y Mejor con la Danza Arabe” , TEMAS DE GERONTOLOGIA, VOLUMEN 6 , BIBLIOTECA COLOMBIANA DE GERONTOLOGIA.